Publicación cuatrimestral de la Facultad de Ciencias Agrarias - UNR -Distribución gratuita  

 

   04 | 2003
 
Ing. Agr. Silvia Bocanelli

Ing. Agr. Eduardo Franceschi

Cátedra de Ecología Vegetal


Facultad de Ciencias Agrarias
Universidad Nacional de Rosario

 
Áreas protegidas para la conservación de la naturaleza: definiciones y decisiones
  La destrucción de grandes áreas naturales y el peligro de extinción de muchas especies, entre otros fenómenos, han agudizado los problemas ambientales en las últimas décadas e incentivado la preocupación por la conservación de la naturaleza. El sentido original de la conservación estuvo dirigido primero hacia el paisaje, tratando de conservar lugares atractivos por su belleza y rareza, y así surgieron los parques nacionales. El primero en el mundo fue el Parque Nacional de Yellowstone, en Estados Unidos de América en 1872 y en nuestro país el Parque Nacional Nahuel Huapi en 1903.

Posteriormente, a medida que fue avanzando el conocimiento ecológico sobre la estructura y función de los ecosistemas, fue ampliándose el criterio en cuanto a la conservación. Se reconoció entonces la importancia de preservar determinados ambientes, comunidades o especies para el funcionamiento de todo el ecosistema, como también la necesidad de preservar un ecosistema en pro de una especie en particular. Es así que la conservación puede aplicarse en diferentes niveles; si se trata de mantener las características de un curso de agua el acento estará colocado en proteger el ambiente en la cabecera de su cuenca de captación. En cambio si el interés se centra en el posible valor forrajero de un pastizal o en la representatividad biogeográfica de un conjunto de especies, se pondrá énfasis en preservar la comunidad, y si el mismo pasa por el valor maderable de una especie arbórea, o preservar el mayor número de poblaciones locales de una especie para asegurar su variabilidad genética, las medidas de preservación serán a nivel específico.

Además de estos criterios la importancia de la conservación está ligada a pautas culturales y ellas varían a través del tiempo y las sociedades. En el presente se valoran los recursos naturales "limpios" o "inalterados" como nunca antes, adquiriendo los mismos una ponderación económica significativa, y también esto trae como consecuencia gran interés en la conservación.

En el afán por preservar se han creado numerosas categorías de áreas protegidas: parques nacionales, santuarios, refugios, reservas naturales, reservas de recursos, reservas de uso múltiple, reservas de la biosfera, monumentos naturales, sitios Ramsar, etc., son términos que nos hemos acostumbrado a escuchar y utilizar sin detenernos demasiado a considerar su significado.

En la Argentina, a partir de la constitución de la Red Nacional de Cooperación Técnica de Áreas Protegidas, se acordaron las categorías de manejo del Sistema Nacional de Áreas protegidas, siguiendo los lineamientos internacionales fijados por la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza). Estos acuerdos han sido un paso muy importante al respecto, pero categorías numerosas y no siempre lo suficientemente precisas, crean ambigüedad dificultando su uso.

Otra dificultad es que la multiplicidad y profundidad de los aspectos a considerar cuando se trata de preservar la naturaleza tornan imprescindible el uso del conocimiento científico, pero con frecuencia esto no ocurre, pues cuando es necesario tomar decisiones sobre la creación o gestión de un área protegida esta decisión suele estar en manos no expertas.

Definiciones más precisas y expertos idóneos para las decisiones aparecen entonces como aspectos muy importantes a considerar a la hora de conservar la naturaleza.